8 de marzo, homenaje a las Trece Rosas en el cementerio de La Almudena de Madrid

 La tapia del cementerio de la Almudena era hoy el más frío lugar de Madrid. El recuerdo de los asesinatos de aquellas trece jóvenes de las Juventudes Socialistas Unificadas por el franquismo victorioso helaba el aliento del puñado de mujeres y hombres de Comisiones Obreras de Madrid que, dentro de la conmemoración del Día de la Mujer, se reunían en el lugar donde se fusiló en el amanecer de un 5 de agosto de 1939 a las Trece rosas. Su delito fue ninguno, si acaso, “ser cobradora de tranvía” durante la guerra, delito del que fue acusada Julia Conesa, una de ellas. Los puños en alto, la Internacional, el emotivo recuerdo ha caldeado la tapia del cementerio de la Almudena. Un año más cumplimos el último deseo de Julia Conesa cuando en la carta de despedida, instantes antes de ser conducida a la muerte escribía “que mi nombre no se borre de la historia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s